La automatización dará cargas más pesadas de trabajo a los empleados de almacenes

 

Una investigación realizada por el Centro Laboral UC Berkeley y la organización de defensa laboral, Working Partnerships USA, analizó los efectos de la automatización en los centros de trabajo, uno de los puntos más importantes en donde se apunta a “mejorar” la calidad de tiempos de entrega y agilizar los procesos.

 

No obstante, la absorción de la tecnología para estos fines podría tardar más de lo previsto y, si bien no eliminará por completo los empleos de las personas, sí podría interferir negativamente en sus actividades.

 

Beth Gutelius, directora asociada del Centro de Desarrollo Económico Urbano de la Universidad de Illinois en Chicago, y autora del artículo junto con Nik Theodore, profesor de planificación y política urbana, centraron su investigación en los efectos adversos que la automatización tendrá para los trabajadores de los almacenes en la siguiente década en Estados Unidos.

 

El informe muestra cómo las tecnologías emergentes modificarán el trabajo de las personas encargadas de organizar, almacenar y empaquetar productos. Pues aunque la tecnología podrá ayudar en algunas áreas, como cargar cosas pesadas, también podría fomentar problemas de salud, de seguridad, así como la rotación de la plantilla de trabajo recargándose cada vez más en los trabajadores temporales.

 

El comercio electrónico incrementa, el salario no

 

De acuerdo con un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., de 2014 a 2017 el empleo en el campo del almacenamiento aumentó un 37 por ciento y se espera que siga creciendo hasta un 21 por ciento en 2026. Sin embargo, los trabajadores de este sector no han visto ingresos mayores desde 2001, además de que la tasa de sindicación en la industria ha caído de 14 por ciento en 1990 a un 6 por ciento en 2018.


Asimismo, la fuerza laboral del sector, en comparación con el resto de la población, tiende a ser joven, masculinos y de ascendencia latina o negra. Según el informe, los trabajadores afrodescendientes constituyen un 66 por ciento de la fuerza laboral estadounidense, lo cual significa que serán los más afectados en la adopción de las nuevas tecnologías.

 

La tecnología como supervisor

 

Pese a que las tecnologías tienen la capacidad de aumentar el potencial, el valor y la precisión de las producciones, también podrán servir como supervisores de los humanos, reduciendo la poca autonomía e intensificando el trabajo de los operadores, lo cual dirige a una forma más rígida de monitoreo y gestión.

 

El informe plantea preguntas, no sólo para los empleadores, sino también para los encargados de formular políticas, sobre la mejor manera de apoyar a los trabajadores a través de estas transiciones laborales. Aunque la tecnología puede estar teniendo algunos efectos negativos en los trabajadores, eso podría ser diferente con mejores políticas e implementación, dijo Gutelius.

 

Con información de Digitalpolicylaw

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload