En Ecuador demandan más protección para las mujeres rurales víctimas de violencia machista

Quito, 25 nov (Sputnik).- En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora este sábado, colectivos sociales de Ecuador demandan al Estado acciones de protección eficaces que se enfoquen en las mujeres de zonas rurales, alejadas del sistema judicial y con menos formas de defenderse de la violencia machista.

Aunque en el legislativo se define una ley contra la violencia de género, la vocera de la Secretaría Técnica de la Red Nacional de Casas de Acogida del Ecuador, Geraldina Guerra, cree que su alcance no será suficiente si no se incluyen medidas de "prevención, de protección y reparación integral de derechos" específicos para el área rural.

"Anteriormente se han levantado medidas de protección, que básicamente se pueden hacer en las ciudades, pero a nivel rural, en juntas parroquiales, en los lugares geográficamente lejanos donde no hay institucionalidad pública… ¿cómo esta ley va a responder a esas mujeres?", cuestionó la activista.

Guerra pide pensar en quienes viven en lugares como Putumayo (noreste), ubicado en el límite fronterizo con Colombia, en las mujeres de los páramos altos, donde no hay ningún servicio, es decir, en aquellas que están en lugares geográficamente alejados.

Un estudio de la ONG Plan Internacional reveló este año que en Ecuador las niñas indígenas, que por lo general viven en zonas rurales, están más expuestas a la violencia en comparación con los niños de la misma etnia.

El estudio determinó, entre otros aspectos, que las niñas están más expuestas a la violencia psicológica y sexual, mientras que los niños son más vulnerables a la violencia física.

Por ello, la idea de colectivos como la Red Nacional de Casas de Acogida sería, por ejemplo, hacer brigadas judiciales que proporcionen información a las mujeres sobre los temas de protección y prevención contra la erradicación de la violencia porque "en el país hace falta información sobre qué hacer en casos de violencia".

De allí que uno de sus pedidos es que se cree la Secretaría de la Mujer, que debería tener independencia y autonomía para controlar a las demás de instituciones relacionadas con el tema y obligarlas a que cumplan sus obligaciones según el Plan Nacional de Erradicación de la Violencia.

Otro de los aspectos que piensan se debe fortalecer es la promoción de medidas de protección a las víctimas, pero antes de que inicie un proceso penal, porque hoy "si las mujeres víctimas no inician un proceso penal no se les da las medidas de protección y eso nos preocupa muchísimo".

Lo que proponen, entonces, es detectar a tiempo los riesgos para evitar que lo que inicia con un hecho violento termine en un feminicidio.

"Actualmente, cuando no entran a un proceso penal es difícil que se pueda probar la violencia, pero el 70 por ciento de los agresores de víctimas de violencia son sus parejas", por ello "las mujeres deben tener medidas de protección inmediatas para prevenir posibles riesgos", enfatiza Guerra.

A estas necesidades se suma la urgencia de contar con un sistema integral de datos, porque "no puede ser que la información este fragmentada entre la policía, el Ministerio de Salud, el de Justicia, etcétera".

La Red Nacional de Casas de Acogida mensualmente y por su cuenta realiza un mapa de los feminicidios en el país con información recopilada del Consejo de la Judicatura, a través del Sistema Automático de Trámite Judicial Ecuatoriano, de los medios de comunicación y de las propias organizaciones de mujeres.

Hasta el 21 de noviembre, en Ecuador se registraron 134 feminicidios, lo que quiere decir "que una mujer está muriendo cada 58 horas víctima de su compañero sentimental, esos son datos alarmantes", añadió la vocera de la Red.

Por ello, este sábado se sumarán a la gran marcha contra la violencia de la mujer, que tendrá lugar en la Plaza de Santo Domingo en Quito, para demostrar que "la violencia es un problema de todos, no es solamente de las organizaciones o del Estado".

Según la ONU, la violencia contra la mujer es la forma más extrema de discriminación y, en los casos más graves, esa violencia puede provocar la muerte.

Datos recogidos en 87 países entre 2005 y 2016 demuestran que 19 por ciento de las mujeres de entre 15 y 49 años de edad dijeron que habían experimentado violencia física o sexual, o ambas, a manos de su pareja en los 12 meses anteriores a ser preguntadas sobre este asunto.

En Ecuador, la población indígena representa alrededor de 7 por ciento de la totalidad, de esa cifra, aproximadamente 60 por ciento son pobres, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. (Sputnik)
 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload