Argentina estudia cómo frenar el nuevo aumento de aranceles de EEUU a su biodiésel

Buenos Aires, 25 oct (Sputnik). - Estados Unidos estableció sanciones por competencia desleal de hasta el 70 por ciento para el biodiésel argentino, un traspié para el Gobierno argentino de Mauricio Macri que buscará revertirlo.

"Queremos acercar a los sectores privados de ambos países y es parte del trabajo que hay que hacer", señaló este martes el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, en declaraciones a Radio el Mundo.

Los nuevos aranceles por supuesto antidumping oscilan entre el 54,36 y el 70,05 por ciento del precio de este combustible.

Las importaciones de biodiésel de Argentina e Indonesia se venden por debajo de su precio de mercado, señaló el Departamento de Comercio estadounidense al anunciar el lunes que aplicaría este nuevo gravamen.

Por ello el organismo "instruirá al Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de los Estados Unidos para que cobre depósitos en efectivo de los importadores de biodiésel de Argentina e Indonesia en base a estas tarifas preliminares", señaló en su comunicado.

Aunque el organismo estudia con los países afectados si levantar los aranceles, "el Departamento de Comercio solo firmaría esos acuerdos si garantiza que se elimine el daño a la industria nacional de biodiésel y se aborden las prácticas comerciales desleales", añadió en su comunicado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su par argentino, Mauricio Macri, conversaron cuatro días antes de las elecciones legislativas que se celebraron en el país sudamericano el pasado domingo.

En su cuenta de la red social Twitter, la Casa Blanca informó que ambos mandatarios "estaban trabajando" para que la carne porcina "pueda venderse pronto en Argentina."

Los nuevos aranceles por competencia desleal se suman a un gravamen de entre el 50,29 y el 64,17 por ciento que afecta desde el 22 de agosto a las exportaciones de biodiésel argentino.

Esa retención se impuso por considerar que las ventas al exterior estaban subsidiadas, dado que el biodiésel no paga retenciones por derechos de exportación, pero su materia prima, el aceite de soja, sí tributa un 27 por ciento, lo que es considerado por Estados Unidos un subsidio encubierto al combustible. (Sputnik)

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload