Dan giro al alza salarial; prevén que sea de 4.5%

 

Lejos de tener un incremento sustancial como lo propusieron las cámaras empresariales, el sector obrero y la propia Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el salario mínimo y los profesionales apenas alcanzarán un aumento en el rango de 4.5% para el 2017.

 

Lo anterior, como parte de los acuerdos que tomará el seno de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), una vez que se instale hoy 1 de diciembre en sesión permanente, fecha en la que se prevé se dé el anuncio oficial.

 

De esta manera, las propuestas presentadas en días pasados por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), de elevar de 73.04 pesos que actualmente se pagan como salario a 89.35 pesos, así como la demanda de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) de llegar a 100 pesos, quedaron en la promesa de ser revisadas a lo largo del 2017.

 

Ayer por la mañana, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walter, aún defendió la propuesta salarial de los patrones del país de aumentar a 89.35 pesos diarios el salario a los trabajadores.

 

Incluso, la promesa del secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, de lograr un aumento “que se sienta en los bolsillos” esperará un mejor momento.

 

Tras la entrega del informe a los representantes de la Conasami, relativo a las investigaciones y estudios que se efectuaron en el año, se consideró pertinente otorgar un primer aumento que surtirá efecto el 1 de enero del 2017 y, posteriormente, revisar el comportamiento de la economía para fijar otro aumento.

 

En entrevista, integrantes de la Conasami de los sectores patronal y obrero coincidieron que la incertidumbre que hay en la economía, las decisiones que anuncie el nuevo gobierno de Estados Unidos, así como la revisión del Tratado de Libre Comercio obligan a tomar con cautela la modificación en el salario.

 

En contraste a la propuesta de la Coparmex, de un aumento de 22%, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, se pronunció por negociar de manera responsable y con prudencia para buscar el bienestar general de la población, “sin caer en la politización o soluciones populares, pero con elevados costos que al final pagan quienes menos tienen”.

 

Consideró que los salarios mínimos referenciales para el 2017 deberán continuar en el camino de la recuperación del poder adquisitivo que se dio en los últimos años, ubicándose ligeramente por encima de la inflación.

 

La inflación esperada para el cierre del 2016 es cercana a 3.25%, mientras que para el 2017 el consenso de los especialistas calcula una inflación de entre 3 y 3.5 por ciento.

 

Cada año, la Conasami otorga un incremento cercano al pronóstico de la inflación, hecho que prendía romperse con las modificaciones a la legislación en el 2015 para que el salario dejara de ser referente de multas y recargos. (Con información de Lilia González)

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload